Nada es lo que parece en las vacaciones

Imagen 1

Amigos, empezaremos siendo honestos y es que, la mayoría de nosotros, nos levantamos, aguantamos a toda es multitud en el metro sólo para llegar al trabajo, con una sola motivación y es imaginarse en alguna playa de Acapulco, tranquilo y sin trabajo.

Imagen 1

Después de un año, todos nuestros ahorros y planeación rinden frutos, es la mañana en que nos despertamos, aún más temprano de lo usual, pero felices por todo lo que nos deparan las vacaciones, todo es risas y diversión, pero es justo en ese momento, que por cierto nos dura máximo tres minutos, cuando todo se vuelve una pesadilla. Empiezan a escuchar los gritos de su esposa regañando a sus hijos porque siguen dormidos, te grita a ti porque no hiciste las compras que te pidió un día antes y que son indispensables (según ella), para ir cómodos en el camino, en fin, puedo seguir y seguir, pero saben cómo son las cosas.

Llegando a la playa todo se vuelve aún peor, no encuentras lugar porque todo está tremendamente atascado de personas, y parece un déjà vu. La esposa vuelve a gritar porque los niños salen corriendo hacia el mar, te regaña por ser un mal padre y no ir tras ellos, por no haber elegido un lugar bonito y digno para tu familia. Así es como regresan a la realidad, y se dan cuenta que no se pueden librar de su vida, y que las vacaciones son aún más desgastantes, que el maldito trabajo en la oficina y –ya a esas alturas– darían lo que fuera por estar sentados en su escritorio.

¡ COMO ESTA LA PLAYA DE IPANEMA !

@Agendagodinez

Be the first to comment on "Nada es lo que parece en las vacaciones"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*