Vía Crucis Godínez

Imagen 1

Estás en tu lugar favorito, parece ser que son vacaciones, tienes en la mano una chela y disfrutas el paisaje; de esos momentos que no los cambiarías, porque realmente estás feliz.

Imagen 1

De repente, a lo lejos, se escucha un ruido conocido pero no sabes bien que es, empiezas a buscar de dónde proviene, vas sintiendo como la paz y la felicidad que reinaba, pronto se convierte en confusión y preocupación. El ruido es cada vez más fuerte, de un momento a otro abres los ojos y te das cuenta que todo: ¡Era un maldito sueño! Ese ruido en realidad era la alarma. Así es como empiezas el día.

Sales de tu casa con esa sensación de que algo se te olvida, pero no sabes qué es, llegas a la avenida y tomas el camión que te lleva al metro, mientras te vas aproximando a ese bellísimo transporte que tenemos, una tristeza te comienza a invadir y es que sabes a lo que te enfrentarás en los siguientes 45, 60 o 90 minutos, qué sé yo.

Pero te digo desde ahora que, pocos son los que pueden sobrevivir a un mar de gente con el traje casi intacto, con el tupper aún cerrado y con todas sus pertenencias (cartera, celular, llaves y boletos del metro), aún en el bolsillo. Bien podrían tener una maestría en: “Sobreviviendo en el transporte público”, ustedes poseen una agilidad mental tremenda, en cuanto ven la cantidad de gente hacen cuentas y calculan aproximadamente cuánto tardarán en llegar a la oficina y cuáles, en su defecto, serían las rutas alternas que, dependiendo de la hora, podrían tomar para llegar a tiempo, y no perder el bono de puntualidad que tanto les ha costado mantenerlo.

Imagen 2

Piénsenlo de esta manera, amigos, todos los días se superan a ustedes mismos y logran llegar, no importa lo que pase en el recorrido hacia el trabajo. Eso es bueno, ¿no?

@AgendaGodinez

Be the first to comment on "Vía Crucis Godínez"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*