Horas extra, algo que no debería de existir

imagen1

imagen1

Estás concentrado terminando tu trabajo, y pensando en qué harás con esa hora libre que te quedará; eres feliz por qué piensas que fue un día productivo. ¿Qué podría pasar mal? ¿Por cuál camino me iré para llegar más rápido a la casa? Empiezas a divagar, como probablemente lo estés haciendo ahora, recordando aquel día que te pasó lo mismo, pero no amigos, no todo es felicidad y es que puede pasar sólo una cosa:

Ver salir al “Licenciado” que te sonríe y si, esa en realidad es una mala señal, porque sabes que detrás de esa gran sonrisa, un mundo de posibilidades pueden pasar y no sabes cuál de todas será, la primera bomba cae cuando descubres que va caminando hacia tu lugar, sabes que te diga lo que te diga ya estás perdido. Todo se derrumba cuando escuchas lo siguiente: “Godínez, hay que tener un reporte listo para la junta de mañana lo necesito a primera hora, ¿hay algún problema si te quedas?”.

¿Qué más puedes decir? Es obvio que no es una pregunta, no hay escapatoria para algo como eso… Y así es como te quedas, hasta quién sabe qué horas, en la oficina tratando de entender: ¿Por qué tú?

Imagen 2

Amigos, me despido y sepan que estoy con ustedes. Las horas extras no deberían de existir.

@AgendaGodinez

Be the first to comment on "Horas extra, algo que no debería de existir"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*