¿A dónde vamos a parar?

Vivir en México tiene cosas buenas, algunas no tanto, y otras de las que deberíamos no hablar, pero, ¿alguna vez se han puesto a pensar qué pasa con todos esos casos sin resolver? –no, no vamos a hablar de la violencia en el país, y no, tampoco somos vendidos, solo somos Godínez–; en esta ocasión les vamos a contar sobre la “bóveda” de los delitos sin resolver en la CDMX.

Imagen 1,

Al norte de nuestra caótica ciudad, se encuentra un lugar del que bien podrían escribirse cientos de historias de terror y La rosa de Guadalupe también tendría una fuente interminable de capítulos. Llamado, por quienes en ella laboran, como “bóveda” o “caja fuerte”, alberga la evidencia, pertenencias y demás objetos de las escenas del crimen y criminales de todo tipo, –apenas empezamos con esto y ya nos dio cosa–.

Imagen 2

“Dirección Ejecutiva de Bienes Asegurados”, es el nombre que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, le asignó a esta bizarra galería; a lo largo de sus cinco mil metros cuadrados, se encuentran 70 mil objetos, bolsas de plástico con ropa manchada de sangre seca, pertenencias de las víctimas, armas tales como, palas, martillos, cuchillos y otras, usadas para terminar con la vida de quienes habitaban la ciudad.

De entre todo lo que se puede encontrar en ese lugar, podemos destacar los estetoscopios de la Mata viejitas, los poemas y disfraces de El caníbal de la Guerrero, cadenas, vendas, platos, etcétera, de casos más históricos como el del callejón Manzanares, conocido por la trata de personas y explotación sexual de menores, o el de la casa hogar Adulam, mejor conocido como “casa de los esclavos” donde tenían 37 vendedores callejeros, incluyendo niños, en condiciones deplorables, al grado de la esclavitud, –historias que dan más miedo que haber perdido el tupper–.

Imagen 3..

Ser Godínez en este lugar, no es tan padre y emocionante como pareciera, cada uno de los trabajadores de este lugar tienen bajo su responsabilidad 140 mil objetos; y si uno se perdiera comenzaría una investigación en su contra y, en el peor de los casos, pisar la cárcel –mejor ya no vamos a ver La ley y el orden; ni quien quiera ser de esos–.  A este lugar solo llegan objetos o evidencia de casos “comunes”; es decir, que los delitos del crimen organizado, narcotráfico, narco laboratorios y demás, tienen otra jurisdicción.

De este lugar y sus rincones podríamos hablar por días, pero es suficiente con esto –no les vaya a dar un espanto–, después de todo, hacer reportes y sonreír no está tan mal, ¿no?

Con información de Vice México.

@agendagodinez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s