Cinco datos sobre la bebida de los dioses Godínez: el whisky

“Un buen trago de whisky al acostarse, no es muy científico, pero ayuda”.  Alexander Fleming

Para terminar un arduo día de trabajo una cerveza ayuda, pero un whisky es aún mejor, y es que un trago de esta bebida es suficiente para abandonar el cuerpo Godínez y entrar al cuerpo real –sí, también filosofamos sobre la vida–. Hoy les contamos algunos datos sobre el whisky.imagen-1

Hijo de la chela: El proceso de elaboración de esta bebida es muy similar al de la cerveza, con un par de pasos más; técnicamente el whisky es derivado de cereales, levadura, agua de maíz, centeno y cebada malteada. Durante el proceso de elaboración, en la primera mezcla es separado o destilado todo el alcohol del agua, lo más lentamente posible, para mantener los sabores que se desarrollaron durante la fermentación. Para quienes dicen “no tomo cerveza, es de nacos”, seguro ya están pensado diferente.

Blanco y puro: Durante el proceso de destilación, el primer producto con alcohol es de color blanco, por el contrario del producto final que es de color caoba o cobre; este primer líquido no es apto para el consumo humano por sus altos niveles de alcohol, es mezclado con la siguiente destilación, para formar la composición química que se necesita; finalmente se almacena en barricas durante tres años. Sí, no son enchiladas, todo lleva su tiempo.

imagen-2

El roble noble. Para su almacenamiento y maduración, el whisky debe ser vertido en barricas de roble, hacer barricas no es algo nuevo, es una técnica que los toneleros (quienes fabrican éstas y toneles) han desarrollado durante miles de años. Se usan barricas de roble para transportar y añejar distintos alimentos y bebidas, pero para el whisky es vital, ya que es donde tomará su color, olor y algunos toques de sabor. En Escocia existen toneleros certificados, por si les dieron ganas de hacer sus propias barricas.

Una rebajita: El contenido de una botella es directo de la barrica, lo que genera que la bebida tenga 40% de alcohol, aunque en muchas ocasiones el nivel puede ascender a los 63.5%, este efecto es conocido como fuerza de barril. Los catadores rebajan las muestras con algunas gotas de agua; hacer esto disminuye el gusto a alcohol y deja probar el resto de sabores y olores de la bebida. Beberlo es cosa seria.

 2001

El mundo ama el whisky. Alrededor del mundo existen miles de aficionados  a esta bebida, pero el país que más consume su variedad escocesa es Francia, seguido por Estado Unidos, siendo el mayor consumidor en su versión de una sola malta (la que todos conocemos). Claro, los orientales hicieron su magia creando su propia versión del whisky, desde 1920, gracias al japonés Masataka Taketsura.

A nosotros ya nos dio sed de la peligrosa, después de escribir esto para ustedes, sin embargo, esperaremos a la salida para echarnos un trago.

@agendagodinez 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s