Cuando los Godínez lloran

La depresión es un problema que afecta a gran cantidad de  trabajadores; según estudios de la OMS, es el cuarto motivo de incapacidad médica, sin embargo, la mayoría de quienes la padecen, viven ignorando que la tienen.

Todas las personas estamos expuestas a cierto grado de estrés en la vida, pero  depende de cada individuo que  se  convierta en algo que afecte o no  su vida personal y laboral.

IMAGEN2

Existen varios factores que pueden desencadenar la depresión laboral, la mayoría de ellos son causados por las presiones en el trabajo, a tal grado que los empleados no las pueden soportar,  provocando un ambiente hostil, y  en el peor de los casos un problema de productividad  y salud.

Algunas de las manifestaciones más comunes son: el desinterés por el trabajo, ausentismo frecuente, baja considerable en la productividad, falta de cooperación, falta de sentido por la vida y baja autoestima.

Así también, denotan lentitud, errores constantes, incumplimiento de metas y horarios, dificultad para concentrarse, dolores inexplicables, irritabilidad y ausencias prolongadas por enfermedad, estos son algunos de los patrones de conducta que un trabajador deprimido muestra.

En estos casos, las empresas deben implementar acciones de detección en las diferentes áreas de trabajo y así estar atentos a los cambios de actitud de sus trabajadores, puesto que ellos nunca van a admitir que tienen algo, ya sea porque  lo desconocen o por temor a ser despedidos.

Es verdad que aunque la responsabilidad de ésto recae en el trabajador, también es cierto que en el trabajo pueden darse las primeras manifestaciones de conducta, por lo tanto, al detectarlas deberá canalizarse al trabajador para ser diagnosticado.

El Jefe directo debe ver por los intereses de la compañía, así como del bienestar de los trabajadores y evitar  que lleguen a  tener una baja productividad.

Algunas recomendaciones que pueden tomar los jefes, para evitar que sus empleados lleguen a tener algunos  de los síntomas de la depresión son: promover actividades de 10 a 15 minutos, en las que el trabajador pueda olvidar un poco lo que hace y abrir su mente a otras cosas, también pueden organizar algunas reuniones de tipo social, de vez en cuando, para que la relación entre los trabajadores sea más agradable y cordial.

IMAGE1

@agendagodinez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s