Buen empleado, mal jefe

Todos hemos sido testigos de fallidos ascensos, otorgados a alguien con pinta de buen empleado, quien deja de serlo en el momento en que siente el poder. Les contamos algunas características de un buen empleado, que será un mal jefe.

imagen-1

Nunca pide ayuda: Un empleado que no pide ayuda o duda sobre algo, es un sueño para muchos empleadores, pero de acuerdo con el Institute for Corporate Productivity, el 46% de las compañías desconfían de las capacidades de este tipo de personas, para delegar tareas, resultados de un estudio realizado en 2007. Un buen líder debe saber cómo repartir el trabajo entre todos los integrantes de su equipo, y hacer que cada parte funcione, además de saber cómo dar retroalimentación y/o ayudar a quienes lo necesiten. Capacidades que, alguien que no pide ayuda, seguro no tendrá.

Ignora los problemas de sus compañeros: Alguien que trabaja más que bien y siempre da el “extra”, pero evita ayudar o involucrarse con sus compañeros, no sirve para estar al frente de un equipo de trabajo. Gaqllup descubrió que el 57% de los empleados que se sienten ignorados por sus jefes, no tienen sentido de compromiso con su trabajo. Un buen líder es aquel que está al pendiente de su equipo de trabajo, y no deja de lado la situación de cada uno.

Culpan a alguien más: En todos lados hay alguien que se lava las manos de cualquier problema diciendo: “ese no es mi trabajo”, gesto que ningún líder que se jacte de serlo puede tener. Un jefe debe demostrar integridad y responsabilidad; de acuerdo con el sitio TellYourBoss.com, el 20% de los empleados dicen que su jefe no tiene estas características.

imagen-2

Le falta pasión: LeadershipIQ hizo un análisis donde muestra la importancia que tiene la inspiración que genera un líder sobre su equipo, un empleado que trabaja por trabajar, solo hará que el equipo tome la misma actitud y pierdan el sentido real del trabajo. En adición a esto, la convivencia entre jefe y subordinado, aumenta el compromiso con la empresa.

No se fija en las metas a largo plazo: Está de más entender que un líder debe saber cómo manejar y crear objetivos a largo plazo, y cómo llevar a su equipo a cumplirlos. El empleado que solo cumple los objetivos a corto plazo y no tiene conciencia de las contingencias o cambios a futuro, entonces no será un buen jefe.

No les interesa seguir aprendiendo: La iniciativa de seguir aprendiendo es y será una base para el desarrollo de un buen líder, pero si en su puesto como empleado, se conforma solo con dominar el tema para el que fue contratado, es evidente que no se esforzará para aprender e innovar en los procesos de trabajo.

david-stern-boos

Se va justo a tiempo: Aquellos que tienen prisa por salir temprano o inclusive antes, y cuando se queda tarde ha de hacerlo con enojo; no estará cómodo al saber que habrá días en los que tendrá que trabajar más o quedarse tarde. Los buenos líderes entienden la importancia de las horas extra.

Ahora ya saben cómo identificar a un posible fiasco de jefe.

¿Les cae bien su jefe?

@agendagodinez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s