La sabiduría del tercer piso

Alguien nos dijo por ahí que “uno nunca deja de aprender”, y cada década de nuestra vida  hace grandes cambios en nuestro razonamiento, conciencia o cualquiera que sea el nombre que le quieran dar.

Hoy les vamos a contar algunas de las tantas cosas que, solo llegando a los 30’s, podemos aprender.

imagen-1

No hay atajos. Saber qué queremos y para cuándo, suena a una de esas charlas motivacionales que terminan con una bonita invitación para formar parte de un multinivel, que cambiara nuestra vida. Saber ¿qué?, ¿cuándo?, y ¿cómo? queremos nuestra vida, tomará por lo menos un cuarto de siglo, sin tomar en cuenta que tal vez mañana la vida no sea igual. Nadie puede decirles cómo llegar, o darles consejos para hacerlo, solo la madurez de los 30’s nos puede dar esas respuestas.

Amiguitos del bosque. La amistad puede resultar complicada, por mil y una razones; a lo largo de nuestra vida, encontramos personas y olvidamos otras, pero aquellas relaciones que prevalecen a las trampas del tiempo, son las que involucran a quienes nos entienden y aceptan tal cual somos. No se sorprendan si un día, su círculo de amigos se ve muy compacto, seguro lo van a agradecer.

imagen-2

Godínez por convicción y no por circunstancia. Nos robamos esta frase del decálogo del IPN, porque no encontramos otra mejor para ejemplificar esto; después de la historia laboral que tenemos a los 20, llega ese empleo que nos gusta, nos llena y hacemos por gusto, claro, habrá quienes no lo comprendan, y es algo que pasa a ocupar un primer lugar, en la lista de opiniones que no importan. Trabajar por trabajar ya no está chido, pero cobrar por algo que te gusta, lo hace casi tan bonito, como aceptar que cumpliste 30.

ViajandoANDO. Los viajes de fin de semana o vacacionales, cobran un nuevo significado, les encontramos algo más que simple desestres, incluso le podemos quitar las borracheras sin sentido, o salidas a los antros del lugar, y reemplazarlas por un día en la playa, o en el pueblo, o simplemente una forma para desconectarnos del mundo; que no les sorprenda si se olvidan de publicarlo en Facebook, tuitear su check in, o incluso, no subir una foto a Instagram, eso pasa a los 30. Un viaje se vuelve eso, un verdadero viaje.

giphy2

 Tiempo. A esta edad dejamos de apresurarnos, ya no bebemos tanto para embriagarnos pronto, ya no corremos para alcanzar el primer asiento en el transporte, o incluso, esperar a tu pareja está bien. Y no es que sea el primer paso de la ancianidad, es el resultado de entender que la vida no tiene que estar en modo veloz, y que cada minuto es justamente eso, solo un minuto. Este fue el momento más filosófico del blog. –¡Qué miedo!–.

Aceptas tu vida. Antes de llegar al tercer piso, estamos en esa constante búsqueda del ser; peleas contra lo que tenemos, preocupaciones por si tu foto no tuvo tantos likes como quisiste o si tu pior es nada se escribe con alguien más. Todo eso pasa a segundo o tercer término, porque todo lo que a los 30’s buscamos es ser felices.

¿Cuánto les falta para cumplir 30?

@agendagodinez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s